Viajar para sentirse vivo, viajar para reencontrarse

Sea cual sea el motivo… no somos pocos los que necesitamos viajar, estar siempre en movimiento, los que se nos van las horas pensando en un próximo destino, de los que disfrutamos como niños mientras planeamos nuestra siguiente escapada, en esos momentos segregamos endorfinas, la hormona de la felicidad, igual que lo hace un deportista cuando gana una competición o un estudiante al aprobar una oposición.

Y es que viajar es una terapia en sí misma para cualquier tipo de aflicción, la mejor y más efectiva cura para la mayoría de las enfermedades del alma y de la mente. Ya sea en compañía o en soledad, viajar te hace fuerte; te enriquece como persona, sirve para hacer una depuración, una cura del estrés, de la rutina y del ritmo frenético diario…

Tenemos la posibilidad, con solo pensarlo un segundo de elegir un viaje u otro según lo que necesitemos en cada momento, lo que necesitemos sanar, aprender, según nuestros gustos, nuestro estado de ánimo, lo que nos pida el cuerpo en ese momento o nuestra situación personal, es una actividad de completa libertad, desde el mismo momento en que nos ponemos a elegir destino, y eso ya de por sí es altamente sanador.

El Camino de Santiago, el viaje interior

Hay viajes que te enriquecen, y hay viajes que te cambian la vida. A este último grupo pertenece recorrer el Camino de Santiago. Un sendero que resulta liberador en lo más profundo, en cualquiera de sus muchas variantes, pues como sabemos hay diferentes itinerarios para acabar en la catedral compostelana.

En este artículo queremos hacer mención a uno de los caminos más populares, dejando detallada información del camino desde sarria tras este enlace: descubre los albergues y hoteles que puedes encontrar en este articulo y que te servirán de guía para trazar tu ruta.

Sagrado para muchos, un reto para otros, el Camino de Santiago es una experiencia que se ha de vivir al menos una vez en la vida, hacer ese recorrido que lleva al peregrino a la reflexión, a la introspección y al recogimiento mientras atraviesa bellos y espectaculares parajes.

Cada vivencia es única y cada cuál vive el camino a su manera, así como la vida misma, pero nadie sale decepcionado y todos contemplan la posibilidad de repetir la experiencia. Opciones para realizarlo hay muchas, no solo en los diferentes trazados de ruta, sino en cómo nos vamos a enfrentar a esta vivencia, tan real y tan intensa, tan dura a veces, tan desgarradora y hermosa y a la vez tan profunda y envolvente.

Puede hacerse el recorrido solo, en pareja, en familia o con amigos, pero el peregrino debe pensar bien cómo quiere enfrentarse a esta aventura, pues este peculiar camino ha servido tanto para estrechar lazos como para romperlos completamente, poniendo a prueba a sus protagonistas, sacando a relucir lo mejor y lo per de cada uno, como toda experiencia enriquecedora y de descubrimiento personal que se precie. 

La preparación física y mental antes de enfrentarse al reto es necesaria. Cuidar de los preparativos y seguir los consejos de otros peregrinos experimentados, si es nuestra primera vez, también.

Rumbo al sueño americano

Y de este viaje interior que nos ofrece el Camino, pasamos a otro tipo de viajes bien distintos, porque como ya decíamos desde el principio, viajar es una terapia y hay que elegir el destino que te pida el cuerpo en cada momento. ¿Quién no ha soñado alguna vez con ser partícipe de los escenarios que hemos visto en la Gran Pantalla? Gold Viajes es esa empresa que te ofrece viajes organizados y paquetes de viaje a Estados Unidos para vivir el sueño americano.

viajar a estados unidos

En la costa oeste te espera la bahía de San Francisco, el estudio cinematográfico de las estrellas de Hollywood, en Los Ángeles o Las Vegas, la ciudad de las luces que nunca duerme, la ciudad de la fiesta todos los días del año, las 24 horas del día, sin descanso ni tregua.

Tal vez prefieras asomarte al impresionante Cañón del Colorado o alquilarte un coche o una autocaravana y recorrer la famosa Ruta 66 a tu aire, libremente.

Pero si esto te ha parecido increíble, espera a ver lo que te depara la costa este. ¿No has soñado alguna vez en pasear por las calles que recorriera Jessica Parker en la famosísima serie Sexo en Nueva York? O tal vez prefieras recorrer las calles de Boston, como lo hiciera Leonardo DiCaprio en Infiltrados.  Eso por no hablar de la visita obligada a las famosísimas Cataratas del Niágara donde Superman salvara a aquella pequeña niña.

La ingente oferta en Estados Unidos cubre a todo tipo de turistas y todo tipo de necesidades, pues si viajar es crecimiento personal, si viajar es terapia, si viajar es felicidad… entonces es lógico pensar que cada viajero, como ser único en el mundo, como protagonista de su vida y de sus circunstancias, ha de coger las riendas para poner rumbo a ese lugar que necesita en cada momento de su vida y que sabe que va a disfrutarlo a fondo.

Viajar para sentirse vivo, viajar para reencontrarse…4 min read
5 (100%) 3 votes

Deja un comentario