Qué hacer en Córdoba en un fin de semana

Qué hacer en Córdoba en un fin de semana
Comparte con otros viajeros :)

Córdoba es una ciudad perfecta para una escapada de fin de semana. La buena localización geográfica y su cercanía a otras grandes capitales como Madrid, Sevilla o Málaga convierten a la Ciudad Califal en un destino imprescindible si se quiere conocer el sur de España.

Un aspecto importante a señalar es que esta ciudad, por su clima agradable, es ideal para prácticamente todo el año, y especialmente durante el mes de mayo, cuando llegan sus días más señalados con Las Cruces, Los Patios y la Feria de Córdoba.

Un impresionante legado cultural e histórico

Una vez se llega a Córdoba, una primera recomendación es contratar un freetour en español. Esta actividad consiste en un tour guiado en el que el guía explica los aspectos más reseñables de la ciudad, así como un repaso de todo el devenir de la historia hasta el presente.

Los freetours en Córdoba, no tiene por qué haber uno solo, recorren los principales puntos de la ciudad. Esta actividad tiene como aspecto diferencial que el guía no exige una tarifa fija a los visitantes, sino que cada cual, dependiendo de sus posibilidades económicas y su satisfacción personal, entrega una propina al finalizar el recorrido.

En el freetour, que no suele incluir la entrada a monumentos, el guía ofrece recomendaciones sobre los rincones de mayor enjundia de la ciudad, así como lugares para disfrutar de la gastronomía, el alojamiento o la vida nocturna.

En Córdoba, una de las visitas obligadas es la Mezquita Catedral de Córdoba, declarada Patrimonio de la Humanidad. Pero hay muchos otros rincones que no deben dejarse en el tintero: el Palacio de Viana, el Alcázar de los Reyes Cristianos, el barrio de la Judería, el Puente Romano, la Torre de la Calahorra, las Plazas de la Corredera y Las Tendillas o las Caballerizas Reales.

Aprovechar al máximo cada minuto en Córdoba

Córdoba es una ciudad muy manejable que permite moverse a pie por todas sus calles, disfrutando casi a cada minuto de plazas, fuentes y callejas con encanto mientras se va de un punto a otro. No obstante, si queremos empaparnos de la ciudad es importante sacar provecho de cada minuto en la misma.

Una buena manera de hacerlo es acercarse a la Mezquita Catedral a primera hora de la mañana, ya que la visita es gratuita hasta las 9.30 horas. En este lugar, más allá de dejarnos enamorar por sus infinitas columnas y el Mihrab, la torre campanario ofrece unas vistas magníficas de toda la ciudad, pues se trata del edificio más alto y se eleva hasta los 54 metros de altura.

Tras la Mezquita, en una visita que puede durar tranquilamente horas, el siguiente lugar recomendado es el Alcázar Real, que enamora a todos los visitantes con sus murallas, la Torre del Homenaje y sus preciosos jardines y fuentes. Esta fortaleza fue levantada en el siglo XIV por Alfonso XI y se sitúa en el mismo lugar que ocupaba el palacio califal de los Omeya.

Ya fuera del Alcázar Real es momento de conocer a fondo el casco histórico y perderse por todas sus callejuelas. Son muchas las que tienen especial interés y si haces un freetour pasearás por algunas de ellas.

Os dejamos el nombre de algunas para que te sirvan de itinerario: barrio de la Judería, Calleja de las Flores, la Calleja del Pañuelo, la Plaza de las Tendillas, la Cuesta del Bailío, la Calle Cabezas o la Calle Portillo.

Alejado del centro de la ciudad, pero a una distancia muy asumible, menos de 20 minutos a pie, llegamos hasta el Palacio de Viana, otro de los monumentos con mayor encanto en Córdoba. Este edificio, construido en el siglo XV, perteneció a la familia Vilaseca hasta el siglo XIX, cuando pasó a los marqueses de Viana.

La visita permite recorrer sus jardines y el propio palacio. Los patios del palacio de Viana, doce, son señas de identidad indiscutibles de esta ciudad, que se transforma cuando llega mayo y sus grandes fiestas.

Mayo, el mejor momento del año para visitar Córdoba

Córdoba siempre embruja, enamora, pero es en mes de mayo cuando concentra toda su esencia. Todo se inicia con Las Cruces, que tienen lugar durante el primer fin de semana de este mes. Los cordobeses levantan grandes cruces floridas en muchos rincones de la ciudad y los decoran con macetas y otros objetos decorativos.

Tras finalizar Las Cruces llega el momento del festival de los patios, dos semanas en las que la ciudad se transforma. Desde el año 1921, el ayuntamiento organiza en estas fechas un concurso de patios que emplaza a los vecinos a engalanarlos para conseguir el premio y atraer a otros cordobeses y turistas.

De manera paralela a este concurso se celebra otro de rejas y balcones, consistente en adornar estos elementos de la vivienda con flores. Prácticamente en todo el centro histórico se engalanan patios pero es el entorno de la Calle San Benito donde se concentran los más espectaculares, sin olvidar los del palacio de Viana.

Por si fuera poco, durante la última semana del mes tiene lugar la Feria de Nuestra Señora de la Salud, la Feria de Córdoba, en el recinto del Arenal. Junto a las de Sevilla, Málaga y Jerez, se trata de una de las grandes ferias de Andalucía y cada año pone fin a un intenso mayo festivo.

Como vemos, Córdoba es una ciudad que atrapa, pero lo hace todavía más en el mes de mayo. No dejes de visitarla y dejarte enamorar por todos sus atractivos, incluyendo su exquisita gastronomía.

Última Actualización


Comparte con otros viajeros :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *