Bali, el destino perfecto para las próximas vacaciones

Bali, el destino perfecto para las próximas vacaciones

Viajar es sin duda una de las medidas más terapéuticas que puede tener una persona a lo largo de su vida, además de ser una oportunidad única para conocer lugares y culturas nuevas que les abren mundos con muchas posibilidades. Y, uno de los mejores destinos para realizar un viaje de ensueño, es sin duda Bali.

Este lugar tiene gran cantidad de ciudades y pueblos que los turistas podrán visitar sin arrepentirse, además de que cuenta con los mejores hoteles para su instalación, y gran cantidad de actividades y excursiones que se pueden realizar durante el viaje. Bali es un lugar que nunca deja de sorprender a todo aquel que lo visita, gracias a la cantidad de posibilidades nuevas que ofrece, además de sus económicos precios y secretos ocultos que no dejarán a nadie indiferente.

Una vez se está dentro de Bali, es necesario visitar el templo de Lempuyang, también conocida como Pura Lempuyang Luhur, que constituye uno de los templos más antiguos y respetados de Bali. Junto con el de Besakih, o más conocido como el templo de la madre de Bali, se cree que es anterior a la mayoría de todos los templos hindúes que se encuentran en la isla. Es, sin duda, un lugar imprescindible que debe visitarse sí o sí dentro de cualquier itinerario de viaje de aquellos turistas que aman la aventura.

El templo principal está a unos 1.175 metros sobre el nivel del mar, en la cima del Monte Lempuyang, al este de Bali. Las alturas son bastante accesibles a través de una empinada escalera que posee más de 1.700 escalones. Además, también hay varias atracciones en el camino, y se incluyen otros templos con hordas de macacos de cola larga grises que habitan en los bosques montañosos que se encuentran en los alrededores.

Algunas personas prefieren ir de excursión por las montañas y realizar visitas culturales, debido a que Bali tiene bastante que ofrecer. Y, para aquellos que no quieren llegar hasta el pico en el Templo de Lempuyang, podrán disfrutar de las magníficas vistas que hay en el gran templo de Pura Penataran Agung, al pie de la montaña.

Este templo ofrece una perspectiva única gracias a sus imponentes escaleras de dragón, donde los turistas suelen aprovechar para sacar bastantes fotos. Las mejores vistas suelen estar más arriba de las escaleras, y desde ahí puede verse todo el camino a través de las verdes laderas del bosque, o el vecino Monte Agung, el pico más alto de Bali.

La cantidad de taxis y motocicletas operadas por lugareños locales pueden llevar a los turistas hasta donde termina el asfalto en el Penataran Agung. Además, como se ha mencionado anteriormente a los macacos grises, se debe recalcar que no son tan curiosos como sus parientes en Uluwatu, en la costa sur de la isla. A pesar de que puede ser una tentación, no se recomiendo tener ningún equipo suelto cerca de ellos ni tampoco alimentarlos.

Otro de los lugares que se deben visitar obligatoriamente si se va a Bali, es Jimbaran, que posee unas costas bordeadas de piedra caliza y unas olas inmensas perfectas para los surfistas que dejarán a los turistas con ganas de no marcharse nunca. Los accidentes que hay en el terreno suelen adornarse con los templos y hoteles que se encuentran alrededor. La costa sudoccidental de Jimbaran alberga unos templos marinos muy antiguos, además de monumentos dignos de mención, como el acantilado Uluwatu o el parque cultural Garuda Wishu Kencana.

Y tampoco se puede olvidar la playa de Tegal Wag, que sobresale por sus altísimos acantilados y árboles de lo más verdes que la rodean. Esta playa es perfecta tanto para niños como para adultos, y en su extremo sur se encuentra el Resort Four Seasons, que tiene grandes lujos y decoración tradicional para que todos los viajeros disfruten al máximo de su experiencia. Otra de las experiencias que deben vivirse una vez se esté en Jimbaran, es la visita al Mercado de pescado que está situado en el extremo norte de la bahía, junto a la playa en el cruce con Jalan Tukad Ayung, donde los pescadores llegan con su carga todas las mañanas para vender su pescado tanto a turistas como a restaurantes.

En los últimos años el sudeste asiático ha experimentado una transformación considerable gracias al avance y crecimiento de su economía, por lo que los turistas deben aprovechar para comprar sus productos y visitar todas las maravillas que alberga Jimbaran.

Durante los últimos años, la economía de los países asiáticos ha crecido de manera importante, motivo por el cual algunos destinos como Bali se han convertido en paraísos ya no solo para realizar viajes y empaparse de su cultura, sino también para buscar trabajo y vivir allí. Los habitantes de este país son personas muy amigables y que no tienen ningún problema en echar una mano a cualquiera que se lo pide. Esto incluirá cuestiones tan básicas como la comunicación. A pesar de que el indonesio es el idioma más extendido, sus habitantes harán un esfuerzo por intentar comprender a los extranjeros.

A pesar de que cada región posee su propio dialecto, dominar el inglés abrirá muchas puertas a cualquiera que desee trabajar en Bali, aunque se debe tener en cuenta que no todos sus habitantes manejan bien esta lengua. Sin embargo, cualquiera que esté interesado en conseguir un empleo en Bali, tendrá gran cantidad de ventajas allí si sabe hablar bien inglés, ya que ello puede abrirle puertas para enseñarlo a cualquiera que quiera a aprenderlo, además de que, para trabajos como la hostelería, también puede resultar muy útil. Otra gran oportunidad es realizar un voluntariado, donde habrá implicación directa por el país y se podrá poner un granito de arena para colaborar en su progreso.

Ya sea intentando buscar cualquier tipo de trabajo, como para poder vivir las vacaciones que siempre se han soñado, Bali es sin duda el destino más completo e ideal para planear la próxima aventura, ya sea viaje de placer o de negocios.